Aņezcar en la red / Aņezkar sarean
Secciones  
  Inicio
  Noticias de Añézcar
  Datos generales
  => Como llegar
  => Historia
  => Arquitectura y arte sacro
  => Arquitectura Civil
  Concejo
  Parroquia
  Personas
  Paseos
  Galería de fotos
  Fotografías antiguas
  Noticias del siglo XX
  Sociedad Ezkidi
  Agenda cultural
  Euskaraz ere bai!
  Comercio e industria
  Enlaces de interés
  Contacto
  Foro
  Encuestas
© Concejo de Añézcar 2009 Añezkarko Kontzejua
Historia

 

Historia 

     Existen datos confirmatorios de un asentamiento de la Edad del Hierro en el Monte de Añezkar catalogado por la Universidad de Navarra a principios de los noventa. Se trata de un castro u oppidum protohistórico que se levantó en esta peña a lo largo del primer milenio a.C. El poblado ocupaba la zona alta del monte, magnificamente protegido por los acantilados y rodeado por una muralla en la zona este, la más accesible. Los abundantes restos cerámicos que se han hallado en este paraje atestiguan su veracidad.

     Otro dato de gran importancia es el hallazgo en el monte Ezkidi de numerosos proyectiles de honda romanos, testimonio directo de las guerras sertorianas que posiblemente supusieron en fin del poblado como hábitat humano.
     
 


     El hallazgo del dolmen de Eltxumendi en el año 2010 es otra prueba de que la zona estuvo poblada en la edad del hierro.


    


     Sabemos que en 1214 el pueblo fue comprado por el rey Sancho el Fuerte, a una con el pueblo de Oteiza, a los caballeros aragoneses D. Blasco Artal y su hijo por 3.200 marevedís alfonsis. En el documento quedó establecido que, si pasado un año no se pagaba el precio acordado, el castillo quedaría en manos del rey. En realidad debió tratarse de un engaño del que salió beneficiado el rey.


     Se conoce también la existencia de un castillo en lo alto del Monte de Añezkar, el Castillo de Sardea (nombre mencionado en 1238). Lo constituía una torre principal, de la que no queda ninguna huella, un foso y una muralla, ambos fácil de intuir a escasos metros de la cima. Son además evidentes dos aljibes, uno dentro del recinto del castillo y el otro fuera. En 1238 Teobaldo I deja constancia escrita de que si algún hombre de armas del castillo toma por fuerza alguna cosa en las villas de Añézcar u Oteiza, el rey haría sustituir a su dueño, Pedro Corneil. 


     Durante el primer tercio del siglo XV, el pueblo sufrió fuertes pedregadas que lo sumieron en una gran pobreza. Por este motivo, el rey Carlos III el Noble le perdonó los tributos.

Estela antropomorfa

 
    En los años 70 se extrajo del atrio de la iglesia una estela antropomorfa (con forma de persona) del periodo gótico que se trasladó al Museo de Navarra, donde durante varios años estuvo expuesta. Actualmente permanece en los almacenes del propio museo.



     También en lo alto del Monte de Añezkar se encaramaba la Ermita de San Salvador, hoy desaparecida. En tiempos antiguos solía haber un/a ermitaño/a. Se tiene constancia de que una tal Catalina de Urrutia era la "hermitaña, veata y serora" de la ermita en 1680. En 1796, Igual de Soria, obispo visitador, mandaba que "se componga la ermita del Salvador de todo lo necesario". Los feligreses seguían subiendo en rogativa todos los años hasta tiempos recientes.


     Por su ubicación al pie de las primeras montañas de la Cuenca de Pamplona, el pueblo fue testigo de no pocas batallas tanto en la Guerra de la Independencia como en las Guerras Carlistas. Así lo certifica en sus memorias el general Espoz y Mina (1825) y es citado expresamente por Antonio Pirala en su Historia de la Guerra civil (1868): "otro (ataque de los liberales) tuvo el día 14 (de Mayo de 1836) en las posiciones de Añézcar y Oteiza en el que no sacaron la mejor parte los carlistas, viéndose algunos en terrible aprieto".


     Añezkar ya disponía de escuela a mediados del siglo XIX. De hecho, sabemos que la plaza de maestro estaba dotada en 1849 con 1.152 reales al año. A ella acudían también los niños de Oteiza y Elkarte. Posteriormente también los de Larragueta. La escuela de Añezkar cerró sus puertas en 1975, siendo la maestra titular Dña. Rosa María Galar.

La escuela de Añezkar hacia 1940


      A lo largo del siglo XIX, el vino de corta graduación que se elaboraba en las casas de Añezkar, el famoso txakolí, gozó de gran estima en los pueblos de la zona e incluso en Pamplona. En 1978 podían observarse todavía las últimas viñas situadas en el carasol del monte Agüe.

 


    
    
Los datos poblacionales correspondientes a la Edad Media nos hablan de una pequeña aldea que sin embargo contaba con hasta dos familias de hidalgos en 1427. Además, en 1553 se contabilizaron 17 fuegos, cifra que desciende a 9 en 1646, tal vez como consecuencia de la peste negra.





     En 1727 son 8 las casas que se recogen en la documentación del Archivo General de Navarra: Donazarrena, Sarassena, Muzquizena, Ayerrarena, Charlesena, Echalecurena, Martinicorena y Lumbierena. Pero no se contabilizan las casas donde vivían caseros o renteros.




 
     Desde 1786 disponemos de los datos del censo y el padrón. Cabe destacar el repunte poblacional en 1910, fecha en la que se alcanzan 98 habitantes, y el brusco aumento en 2006 debido a la llegada de los nuevos vecinos de la urbanización.

Ordua  
   
Publicidad  
   
Buscar en la red  
 
Google
 
Predicción del tiempo  
 

El Tiempo en Berrioplano

 
Teléfonos de interés  
  Concejo: 618 778 461

Ayuntamiento de Berriplano:
- INFO-LOCAL: 012
- Oficinas: 948 303 129
- Fax: 948 302 731
- Alguaciles: 618 969 455

Párroco: 948 280 154

Centro de Salud de Berriozar:
948 309 404

Montajes eléctricos Pamplona:
948 306 276 / 670 899 951

Mancomunidad: 901 502 503
Averías urgentes: 948 423 200

Casa de cultura María de Maeztu: 948 383 254
Biblioteca: 948 382 622

Colegio Mendialdea: 948 309 469

Escuelas infantiles:
- Berriosuso: 948 351 588
- Artika: 948 215 631

Escuela de música: 948 300 430

Piscinas municipales: 948 303 852

Edificio multiusos: 948 306 386
 
98750 visitantes han entrado en esta página
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
.